El problema

Aunque Colombia ha realizado mejoras significativas en torno a la pobreza, las diferencias sociales y económicas de su población –sobre todo aquella que vive en las regiones y en las zonas rurales más vulnerables– siguen siendo abismales. En 2001, cuando iniciamos labores, los focos de pobreza y miseria en Cartagena de Indias se concentraban alrededor de los niños y las mujeres. Fue por esta razón que nuestros objetivos estratégicos se centraron en la disminución de la mortalidad infantil y, más adelante, en el empoderamiento de madres adolescentes.

El embarazo en adolescentes es un problema de salud pública y una de las principales causas que perpetúa la pobreza en el mundo, sobre todo en los países con ingresos medios y bajos. A nivel global, 20.000 niñas y adolescentes dan a luz todos los días. En Colombia, según cifras del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE), nacen alrededor de 160.000 niñas y niños de madres adolescentes cada año.

Según Naciones Unidas, cuando una niña o adolescente queda embarazada, aumentan sus riesgos de pobreza, exclusión y dependencia, al: presentar complicaciones en el embarazo y el parto, no terminar la educación secundaria, ser víctima de la violencia doméstica y sexual, ingresar en relaciones laborales injustas y de explotación, y contraer VIH.

En la Juanfe hemos entendido que el embarazo en adolescentes surge por causa de una variedad de complejidades del entorno, como lo son:

De esta manera, nuestro modelo de intervención, denominado 360 Grados, está orientado a los siguientes Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas: No. 1. Fin de la pobreza; No. 2. Hambre cero; No. 3. Salud y bienestar; No. 4. Educación de calidad; No. 5. Igualdad de género; No. 8. Trabajo decente y crecimiento económico; y No. 11. Ciudades y comunidades sostenibles.

Change this in Theme Options
Change this in Theme Options